adicciones

La principal característica de la adicción es la pérdida de control. Esta es la razón por la que ni la fuerza de voluntad, ni la presión de familiares o amigos son suficientes para dejar el consumo. Esta falta de control afecta negativamente a las diferentes áreas de la vida de la persona adicta y a su entorno.

Concedemos un papel fundamental a la familia en el proceso terapéutico, ya que su implicación es un parte importante en la recuperación del paciente repercutiendo en el bienestar integral de todos los miembros de la familia.

alcoholismococaínacannabisdrogas de diseñojuegotictabaco

Las personas adictas o que abusan del alcohol con frecuencia:

  • Siguen bebiendo aunque vean afectada su salud, el trabajo o la familia, suelen beber solas y se vuelven violentas al hacerlo.
  • Se vuelven hostiles cuando se les pregunta por la bebida
  • No controlan la bebida, son incapaces de suspender o reducir el consumo de alcohol
  • Inventan excusas para beber
  • Faltan al trabajo o al colegio, o desatienden sus obligaciones
  • Dejan de formar parte en actividades sociales
  • Necesitan consumir alcohol para lograr pasar el día
  • Descuidan su aspecto, no comen bien
  • Tratan de ocultar el consumo
  •  Tiemblan por las mañanas o después de períodos sin beber
  • Necesitan beber cada vez más cantidad para conseguir los mismos efectos
  • Después de beber compulsivamente pueden tener lapsus de memoria (lagunas)
  • Presentan síntomas de abstinencia cuando llevan un tiempo sin beber (ansiedad, nerviosismo, confusión, fatiga, irritabilidad, piel fría y húmeda, pupilas dilatadas, dolor de cabeza, insomnio, inapetencia, náuseas y vómitos, palidez, frecuencia cardíaca alterada, sudoración, temblor corporal…)

La cocaína es un estimulante del sistema nervioso central y sus efectos dependen del tipo de administración, la vía y la dosis.

El cuadro clínico que genera la dependencia a la cocaína presenta:

  • Pérdida de control sobre el consumo. Conductas de riesgo y autodestrucción
  • Consumo compulsivo alternado con breves períodos de abstinencia
  • Deseo que se incrementa durante la abstinencia
  • Urgencia de consumir más tras experimentar los efectos iniciales
  • Apatía, depresión
  • Pensamientos constantes sobre la cocaína
  • Dificultad para prestar atención, alterándose también la concentración y la memoria
  • Falta de motivación y déficit de las funciones ejecutivas
  • Trastornos del sueño y de la alimentación
  • Cefaleas crónicas
  • Lesiones en la mucosa nasal
  • Deterioro grave de la salud, economía, relaciones familiares, trabajo…
  • Consumo de otras drogas, preferentemente alcohol
  • Negación de la enfermedad o sobreestima de la capacidad propia para dejar el consumo

La forma principal de consumo del cannabis es por vía pulmonar. Después de inhalar el humo de un cigarrillo de marihuana los efectos son casi inmediatos, de manera que los principios activos de absorben rápida y eficazmente por inhalación.
Los principales efectos que produce su consumo son:

  • A nivel del sistema cardiovascular: bradicardia, hipotensión, taquicardias.
  • A nivel respiratorio: broncodilatación, laringitis, bronquitis…
  • En cuanto al aparato digestivo, el más frecuente es la diarrea
  • Enrojecimiento ocular
  • Cuando las dosis son muy elevadas se pueden producir alucinaciones, desorganización del pensamiento y una pérdida del sentido del tiempo

Entre los distintos grupos de drogas de diseño, mencionamos el éxtasis por ser una de las más utilizadas.

El éxtasis se absorbe muy bien por todas las vías de administración y alcanza su concentración máxima a las 2 horas, ya que atraviesa sin dificultad las barreras orgánicas.

La mayoría de las personas que consumen éxtasis usan también otras drogas, como tabaco o alcohol. Habitualmente también son consumidores de hachís, de forma regular.

Sus efectos se inician entre 20 y 30 minutos después de la ingesta con síntomas leves que van progresando hasta alcanzar su máxima intensidad entre una hora y hora y media después.

Al principio la persona siente escalofríos y sensación de vacío en el estómago, y seguidamente aparece lo que denominan “subidón”: incremento de presión arterial y ritmo cardíaco, taquicardia, euforia, baile continuado, calor, náuseas, sequedad de boca, perdida del apetito, ansiedad

Uno de los efectos del consumo de éxtasis, es el hecho de que la temperatura corporal llegue a alcanzar los 42ºC, como consecuencia de bailar durante horas, sumado a las altas temperaturas de los locales nocturnos. Esto puede llevar a una deshidratación.

Incluso después de que se haya eliminado la sustancia del organismo, permanecen los llamados “efectos residuales”:

  • Trastornos del sueño
  • Anorexia y pérdida de peso
  • A nivel muscular: entumecimiento, síndrome de las piernas cansadas, dolores musculares
  • Disminución del deseo sexual
  • Ansiedad, trastornos de pánico, irritabilidad
  • Flashbacks, paranoias
  • Pérdida de memoria, dificultades de concentración

El juego patológico (ludopatía) no es una droga, pero sí se considera como una adicción, ya que se han encontrado muchos aspectos comunes con el alcoholismo y la dependencia a otras drogas. Una persona puede dejar de ser un jugador social y convertirse en un jugador “patológico”, este proceso suele durar años y pasa por distintas fases:

  • Fase de ganancias: la persona juega poco, no siendo extraño que consiga algún premio, por lo que comienza a dar importancia a las ganancias y a minimizar las pérdidas, con lo que aumenta su optimismo y autoestima.
  • Fase de pérdidas: la frecuencia y la cantidad de dinero invertido va aumentando, se incrementan también las pérdidas y la persona se va endeudando, entrando en un círculo vicioso del que le resulta difícil salir. En esta fase el ámbito social y laboral comienza a verse afectado, y es difícil que la persona reconozca el problema. La familia suele hacerse cargo de las deudas, haciendo eludir sus responsabilidades a la persona que juega.
  • Fase de desesperación: al cabo de poco tiempo, el jugador recae otra vez en su conducta de juego, pero trata de ocultarlo. Llega un momente en que se ve atrapado por las deudas y los problemas, lo que puede llevarle a cometer actos ilegales para conseguir dinero y seguir jugando. El deterioro familiar ya es extremo y empeora mucho más cuando al juego se suma el consumo de alcohol.

A la ludopatía se le asocian una serie de problemas como el consumo de drogas (alcohol, tabaco), depresión, ansiedad, problemas familiares, aislamiento social, menor implicación en el trabajo, problemas legales…

Actualmente, Internet, móviles y videojuegos ocupan un espacio importante en el día a día, influyendo en comportamientos y actitudes. A un sólo click de distancia se obtiene información o entretenimiento de múltiples maneras sin necesidad de salir de casa.

Sin embargo, esto también pone en riesgo la salud cuando se convierte en adicción y la persona descuida sus obligaciones laborales, escolares y familiares. Un adicto a las nuevas tecnologías puede entrar en una espiral de aislamiento, gasto incontrolado, depresión y ansiedad.

El atractivo de las nuevas tecnologías en combinación con factores personales y ambientales facilitan la conducta adictiva.

¿Qué factores pueden predisponer a una actitud adictiva a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC)?

  • Soledad
  • Depresión
  • Comportamiento compulsivo
  • Malestar emocional general
  • Apatía
  • Ansiedad
  • Fobia social
  • Timidez

El tabaco es uno de los hábitos más comunes, a pesar de los efectos nocivos que produce su consumo. Las personas fumadoras sostienen que su consumo calma los nervios y que también funciona como un estimulante. Estos son los principales efectos que produce la nicotina, dependiendo de la dosis, de la actividad de la persona y de su constitución física y psicológica.
El tabaquismo, considerado como una adicción de riesgo voluntario, es un hábito que una vez iniciado es difícil dejarlo, ya que pasa a ser parte del estilo de vida de la persona.

Sin embargo, actualmente, las personas son mucho más conscientes de sus efectos y por ello cada vez se implementan más métodos para controlar esta adicción y dejar de fumar: pastillas, chicles, parches, medicamentos, terapias psicológicas…

Síntomas de tabaquismo:

  • Fracaso en los intentos de dejar de fumar
  • Dificultad para establecer y/o respetar áreas libres del fumador/a
  • Fumar cuando se está enfermo/a
  • Intranquilidad, ansiedad, irritabilidad, nerviosismo
  • Cansancio (a veces desaparece al fumar)
  • Dificultad de concentración
  • Estreñimiento
  • Dolor de cabeza
  • Dificultad para respirar, que se acentúa con el mínimo esfuerzo
  • Ronquera
  • Tos bronquial matinal
  • Impotencia a edades precoces
  • Coloración amarillenta en los dientes
  • Dolores torácicos difusos
  • Bronquitis estacionales
  • Halitosis (mal aliento)

Efectos directos del consumo del tabaco:

  • Sensación de placer, estado subjetivo de excitación y euforia, con alivio de ansiedad
  • Disminución del olfato y del gusto
  • Aumento de la presión arterial