alimentación

Los llamados trastornos de la alimentación son alteraciones en los comportamientos relacionados con la ingesta de alimentos, que conllevan el desarrollo de enfermedades. En su aparición y desarrollo están presentes la ansiedad y una preocupación excesiva por el peso corporal y el aspecto físico.

Además de las alteraciones de la conducta alimentaria, también puede observarse aislamiento, cansancio, irritabilidad, vergüenza y culpa, conductas violentas, hiperactividad y negación de la conducta.

Resaltamos el papel fundamental que tiene la colaboración y la implicación de la familia en el tratamiento, así como la importancia de ofrecerles información sobre la dinámica que conlleva este tipo de problemas y sus consecuencias.

anorexiabulimia

Se caracteriza por una pérdida significativa del peso corporal, reduciendo el consumo de alimentos. La persona anoréxica restringe especialmente los alimentos “que engordan” y puede recurrir a los vómitos, experimentando un miedo intenso al aumento de peso, a pesar de que éste disminuye cada vez más y de una manera alarmante.

La persona niega su pérdida de peso y no suele tener conciencia de enfermedad. Las preocupaciones por los alimentos se vuelven obsesivas, la necesidad de “control” y exigencia perfeccionista de su apariencia se va haciendo cada vez más imperiosa causando un gran sufrimiento.

Aproximadamente la mitad de las personas anoréxicas experimentan también episodios bulímicos, ingiriendo cantidades de alimentos superiores a lo normal, seguidos por vómitos, laxantes, diuréticos…

El trastorno de alimentación impacta en toda la familia hasta el punto de desatender las demás necesidades, todos los miembros implicados pueden estar sometidos a estrés. De ahí el papel fundamental que la familia cumple en la vida de la persona con anorexia, y su participación activa en la terapia.

Síntomas:

  • Rechazo a mantener el peso corporal por encima del mínimo normal para la talla y la edad
  • Adopción de dietas, que dan a la persona sentimiento de poder y control
  • Único objetivo: “ser delgado/a”
  • Carácter hostil e irritable. Sobreviene la depresión
  • Actividad física intensa
  • Miedo intenso a ganar peso (incluso con peso inferior al normal)
  • Distorsión de la imagen corporal
  • En la mujer, ausencia de al menos tres ciclos menstruales consecutivos
  • Negación del “problema”
  • Estreñimiento
  • Hipotermia
  • Preocupación obsesiva por las calorías de los alimentos
  • Vómitos
  • Preocupación por las comidas y su preparación
  • Guardar, esconder o tirar comida
  • Dolor abdominal
  • Hiperactividad

Es una enfermedad que produce desarreglos en la ingesta, con períodos de compulsión y dietas abusivas, asociados a vómitos, laxantes y diuréticos. Suele aparecer más en las mujeres que en los hombres, normalmente en la adolescencia y puede llegar a durar muchos años.

Las personas que padecen bulimia sienten culpa por comer demasiado, suelen provocarse vómitos y realizar ayunos. Por esto pueden presentar oscilaciones bruscas del peso corporal.

Síntomas:

  • Fuertes deseos de comer alimentos dulces y ricos en grasas
  • Ingestas compulsivas
  • Sentimientos de culpa después de un episodio, provocando vómitos y usos de laxantes
  • Ansiedad y compulsión por la comida
  • Deshidratación, a causa de los vómitos
  • Alteraciones menstruales en la mujer
  • Aumentos y descensos bruscos de peso