Aprender desde la calma

Escrito por el 4 - 05 - 2018 en blog | No hay comentarios

Psicólogos vigo

Interesante este pequeño pero ameno texto de Rocío Lacasa, donde nos habla sobre las creencias que vamos acumulando, a lo largo del tiempo y que pueden estancarnos impidiendo renovar nuestras vidas.

La mudanza mental es algo liberador:

“Puede que sepas que estoy de mudanza.

Un poco pesado, pero tiene algo que me encanta.

TIRAR.

Deshacerme de cosas que no necesito (ni nunca necesité).

Es un ritual liberador.

Oye, no es fácil.

Está el bolso que te regaló aquel novio, el pijama que te recuerda a la universidad, el cable que dices “no sé de qué pero por si acaso”.

Acumulamos sin darnos cuenta.

Igual que con nuestras creencias y experiencias.

Tenemos un auténtico Síndrome de Diógenes mental.

En el camino hacia la calma liberadora, más que instaurar nuevas creencias, se trata de dejar ir viejas.

Soltar mentiras que nos contaron.

Menos es más.

Al principio puede costar porque hay creencias que aunque tóxicas, nos daban cierta seguridad. Eran una guía para comprender y tratar de controlar-predecir la realidad. A veces preferimos tener certeza que razón.

“Piensa mal y acertarás”.

Fuera. A la papelera.

“Más vale malo conocido que bueno por conocer”.

Fuera. A la papelera.

“De tal palo, tal astilla.”

Fuera. A la papelera.

“Quien bien te quiere, te hará llorar.”

Fuera. A la papelera.

A medida que avanzas en tu transformación, va emergiendo la claridad mental. Aparece gracias a ir soltando viejos hábitos mentales que ocupaban demasiado espacio en tu disco duro.

No necesitas hacer un esfuerzo mental consciente para que suceda, las nuevas experiencias traen nuevas creencias”

Piensa que los pensamientos negativos son espejismos con la intención de hacerte creer falsedades. Actúan como enemigos que pretenden sabotear tu personalidad.

No les prestes atención, identifica esas creencias, recíbelas y relativiza su existencia, analiza desde la tranquilidad y cultiva tu autoconfianza.

Existen técnicas que están esperando para que las pongas en marcha, técnicas que tienen que ver con tus capacidades, con tus recursos.

Poco a poco irás entendiendo cada vez con más claridad y podrás sopesar de un modo armónico el peso que tiene en tu vida el pensar de una manera u otra.

Confía en las personas que te quieren, habla de lo que sientes y busca ayuda profesional si lo necesitas.

Recuerda: puedes liberar espacio para dar paso a la calma.

¡Estamos aquí para ayudarte!

Pilar Crespo
Psicóloga en La habitación psicología

Deja una respuesta