LA ALIMENTACIÓN: FUENTE DE BIENESTAR O DE TORMENTO

Escrito por el 2 - 03 - 2018 en blog | No hay comentarios

psicologos vigo alimentacion

LA ALIMENTACIÓN: FUENTE DE BIENESTAR O DE TORMENTO

TÚ DECIDES

La vida que llevamos nos marca rutinas, nos enfrenta a retos constantes y sobre todo, nos pone cara a cara con lo mejor (que creemos que tenemos) y lo peor (que creemos que tenemos)

Y en medio de esos balances nos movemos intentando que no aparezcan números rojos y mantener un saldo positivo.

Ardua labor cuando la enfrentamos de cara a la aprobación constante de los demás, convirtiendo esto en una fuente continua de información – que damos por válida – por el simple hecho de creer que es cierta.

Y a medida que nos vamos sintiendo vulnerables, y midiendo nuestras capacidades y recursos por las opiniones ajenas, nos vamos alejando de la persona que somos y nos vamos acercando a lo que los demás esperan de nosotros.

Peor aun, a veces somos nosotros mismos los que nos boicoteamos constantemente porque no estamos a la altura de nuestras propias expectativas.

Un ejemplo habitual lo tenemos en la relación que mantenemos con los alimentos que ingerimos a diario.

Viene bien preguntarnos si comemos porque tenemos apetito, o comemos para calmar todas esas sensaciones que nos cuesta definir.

¿Te comes la tristeza?

¿Te comes la ansiedad?

¿Te comes tus inseguridades?

¿Te comes la rabia, la frustración, el miedo?

¿Cuánta comida necesitas para sentirte llen@?

¿Cuánta comida necesitas para sentirte vací@?

Te animo a que revises esas decisiones que tomas cuando te lanzas a devorar cosas.

O cuando decides no probar bocado.

O cuando te purgas, vomitando todo aquello que “sobra”

¿Sabes qué?

Cuando comienzas tu camino al cambio, tu libertad se multiplica.

Tus actos son más conscientes.

Te sientes más independiente.

Cuando conectas con tu coraje innato, se acaban las autojustificaciones.

Y empiezas a ser la persona que eres, la genuina. No hay vuelta atrás.

¿Te atreves?

Te ayudamos en el proceso, si lo necesitas.

¡Tenemos mucho de qué hablar!

De nuestras debilidades, vienen nuestras fortalezas” (Sigmund Freud)

 

Pilar Crespo

Psicóloga en La Habitación Psicología

Deja una respuesta